13.9.11

Los años de "maestría" de Jesús

Dónde ejerció su oficio Jesús de Nazaret y como alcanzó su grado de maestro.
Este artículo forma parte del blog: JESUS TEKTON. El oficio de Jesús de Nazaret


OFICIO DE CONSTRUCTOR

Sobre los primeros treinta años de la vida de Jesús tenemos muy pocas referencias.
Salvo los pasajes de su infancia, relatados en los evangelios de Lucas y Mateo donde queda reflejado que Jesús vive en compañía de su familia, no existen argumentos literales para poder determinar la actividad de Jesús desde su adolescencia hasta el inicio de su vida pública a los treinta años de edad.

Para poder imaginar su ocupación por quince años de su vida (desde los quince a los treinta años) tomamos nota de lo descrito en los evangelios:
¿No es éste el hijo del tekton? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas (Tomás)? (Mt 13,55)
¿No es éste el tekton, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas (Tomás) y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él. (Mc 6,3)

No existe duda ninguna que para los vecinos de la familia, Jesús era identificado dentro del núcleo familiar, y que a la edad de treinta años poseía como reconocido el oficio de tekton, constructor, el mismo oficio que su padre.

Podemos pensar que, si al alcanzar esa edad mantenía los lazos familiares necesarios para ser identificado aún como un integrante de la familia, y que además su oficio era de reconocimiento público, entonces Jesús habría transcurrido la mayor parte de su vida, y hasta ese momento, trabajando en compañía de su padre y sus hermanos, y poniendo en practica el oficio familiar dedicado dentro del gremio de la construcción.


CONSTRUCCION ROMANA

¿Dónde, en que lugar, ejerció Jesús su oficio de tekton?
El enclave de Nazaret está en la actualidad al sur de la región de Galilea, en las estribaciones meridionales de los Montes del Líbano.
Debido a la falta de la mención concreta del nombre de Nazaret en el Antiguo Testamento, ni en el Talmud ó en las fuentes extra-bíblicas de los siglos primero y segundo, la existencia de este enclave en el momento del nacimiento de Jesús está puesto en duda.

Sin embargo las dudas que existen sobre el lugar de Nazaret, (una pequeña parte de investigadores creemos que el nombre de Nazaret no es un lugar, sino que se refiere a la categoría del asentamiento: "nazaret" significa "consagrado" en hebreo, un lugar "consagrado"),  no implica desconocer que su emplazamiento actual dista poco más de 2 Km del importante yacimiento arqueológico de la antigua ciudad de Sephoris.
"Secundo milliarioa Nazarelh Sephorisest civitas, via quae ducit Achon;..." JOANNES DOMINICUS

Nazaret se encuentra a escasa distancia de la importante ciudad de Seforis, y es en esa ciudad galilea en donde vivían, (según los textos), los padres de María, los abuelos maternos de Jesús, y donde se traslada a trabajar José, desde su lugar legal de empadronamiento en Belén, en el momento que la ciudad inicia su nueva reconstrucción por Roma y Herodes Antipas.

"En el comienzo del Principado, se plantea la necesidad de disponer de un censo general de población, en el que no se encontraran únicamente los ciudadanos romanos, sino también los latinos y peregrinos, es decir, todos los súbditos libres del Imperio, los llamados capita libera por Plinio..." Cañas Navarro

Si José se desplaza a Belén para cumplir el censo decretado por el emperador Augusto es lógico pensar que su nombre figurará en el censo tal como relatan los evangelios. No solo los ciudadanos estaban sujetos a derecho,  todos los hombres libres que figuraban en el censo estaban sujetos a derecho, cada uno según su condición.
José es, según los evangelios, un hombre libre romano a los efectos del derecho romano. Y esa condición era la propia a los de su oficio: tekton, un constructor.

Es pues, durante los primeros años de nuestra Era, cuando Jesús vive con sus padres, hermanos y abuelos maternos en las cercanías de la ciudad Seforis. La ciudad más importante de Galilea, a pesar de lo cual el nombre de la ciudad no es citado nunca en la Biblia, ni en el Talmud, ni aparece tampoco en los Evangelios.

Quizás esta circunstancia fue debido a que el enclave de la ciudad recibió muy diversos nombres en la antigüedad: Tzippori, Autocratis, (ornamento de la Galilea),  Sepphoris, Eirenopolis (ciudad de la paz), Diocesaria, y quizás por este continuo cambio en su topónimo en los textos de los evangelios se nombra como Nazaret: "La ciudad consagrada" en hebreo original.

VISTA AEREA DE SEFORIS

Así y todo Seforis era una ciudad conocida forzosamente por Jesús ya que habría estado allí en muchas ocasiones, podemos decir que a diario, en los años de su infancia y en los años de puesta en practica de su oficio.
Las evidencias arqueológicas apoyan la idea de que Jesús, mientras vivía cerca del actual enclave de Nazaret, a las afueras de la ciudad, podía alcanzar con su vista los principales edificios de la urbe reconstruida por Roma y Herodes Antipas después de la muerte de Herodes el Grande.
Fue en el año 4 a.C., cuando los habitantes judíos de Tzippori se rebelaron contra la dominación romana y el ejército destruyó por completo la ciudad.  Tras esta destrucción Herodes Antipas fue su tetrarca y proclamó el nuevo nombre de la ciudad: Autocratis, el "ornamento de la Galilea. "

CALLE DE SEFORIS

La ciudad, gracias a su reconstrucción, contaría con dos foros, teatro, termas, templos, sinagogas, etc. La ciudad fue planificada según el urbanismo romano del imperio y con una planta de calles ortogonales pavimentadas con piedra caliza triturada. La nueva ciudad patrocinada por Herodes Antipas sigue de manera fiel los postulados descritos por Vitruvio en su texto "De architectura", y se asemeja a las otras ciudades anteriormente ya construidas por Roma en el territorio de Palestina.  El edificio del teatro estaba parcialmente apoyado en la ladera y era visible como remate de toda la ciudad.

PLANTA DE SEFORIS

Séforis fue reconstruida sobre una colina, y era muy visible desde varios kilómetros de distancia. Y su descripción puede ser la de la ciudad que Jesús menciona cuando dijo: "una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder." Mateo 5:14

La ciudad, construida durante los primeros años de la vida de Jesús, mientras este convivía con su familia en las proximidades, alojaba en su entorno, de forma consecuente, a una gran cantidad de constructores y obreros que se ocupaban de llevar a cabo los proyectos ideados por Herodes Antipas y sus arquitectos reales a la manera del urbanismo romano del imperio.

Podemos imaginar muy bien a José, un tekton y hombre libre, dedicar su jornada a la construcción de algunos de los elementos de la nueva ciudad. Y como con el transcurso del tiempo, su hijo Jesús, (en compañía de Judas Tomas) va alcanzado poco a poco los conocimientos, desde el inicio del oficio como aprendiz, y ascendiendo en la disciplina de la construcción para alcanzar el grado de maestro (rabbí en hebreo) con el que es descrito y reconocido en los evangelios a la edad de los treinta años.

Sin lugar a dudas en ese tiempo la ciudad de Seporis recibió la participación de grandes arquitectos y constructores que ejecutaron su trabajo conforme con el título que recibió la ciudad: "el ornamento de la Galilea". Una ciudad a imagen y semejanza de las nuevas ciudades romanas construidas en todo el imperio.

Jesús alcanza el grado de maestro.
En la antigüedad quién alcanzaba el mayor grado entre los iguales de su oficio recibía el nombre de maestro, del latín magíster, derivado de magis (más), en los oficios artesanos el maestro representa el nivel más alto en su respectivo estamento.
Maestro era el más alto grado a que podía aspirar un "hombre libre" en su oficio y se usaba como tratamiento. Su misión no solo era adiestrar a sus discípulos en unas habilidades muy concretas de su oficio, sino también el dirigir la organización de las obras, a las propias agrupaciones o gremios y de su relación con el resto de la sociedad y otros gremios.

JESUS COMO MAESTRO

Arkhitekton: Arquitecto. Palabra compuesta por Arkhi: el primero, maestro y Tekton: constructor.
Los griegos recogían con este término la tradición de los directores de las obras, principalmente de carácter religioso, que provenían de las culturas fenicias, egipcias y sumerias. Este término fue el origen del término architectus latino y del actual arquitecto.

En la antigüedad, en el mismo momento histórico en que vive Jesús, "Vitruvio ha dedicado sus Diez libros al Emperador, de cuya «inteligencia divina» solicita, no sólo la debida protección para su trabajo, sino también la implicación del propio soberano en lo que se refiere a los contenidos del mismo, continuando así la tradición de los reyes-arquitecto iniciada por Nembrod, que lo fue de la Torre de Babel, y heredada, entre otros, por Gudea, Alejandro Magno, Julio César, Adriano, quien no en vano se autoapellidaba el Arquitecto..."
Entre Dios y Vitruvio: magisterios primevos en arquitectura  José Manuel Prieto González

VER: www.vitruvio.es

El oficio de tekton, de maestro constructor, es el que más vanagloria produce en el propio emperador de Roma Augusto, que en su propia autobiografía en griego ("res gestae") utiliza el especial verbo “teukho” que significa: crear, edificar, construir, disponer, preparar etc. para glosar todas las magnificas obras realizadas durante su principado. El mismo emperador hace gala de su maestría como tekton al utilizar el verbo propio de su oficio. 

Para que Jesús pudiera alzanzar el grado de maestro debió ejercer el oficio enseñado por su padre y otros maestros y alcanzar el término de su "maestría".  Jesús es llamado "maestro", al menos 45 veces en los evangelios.
Se da a Jesús de manera explicita el nombre de "maestro", ese es el título con que se dirigen a él personas que le preguntan algo: "Maestro bueno, ¿qué tengo que hacer para alcanzar la vida eterna?" (Lc 18,18; Mt 19,16;Mc10,17).

Jesús, de oficio tekton, es nombrado como maestro por sus seguidores, Jesús alcanza el grado de arkhitekton, el mismo oficio que la iglesia reconoce al apóstol Judas Tomas, hermano de Jesús y maestro constructor.
Existen en los evangelios datos suficientes como para reconocer a Jesús en el oficio de arkhitekton, maestro constructor, muchas de sus parábolas están basadas en el oficio que desde niño le fue enseñado por su padre y sus maestros. Lc 6, 47-49. Mt 7, 24-27 Lc 14, 28-29.

Jesús conocía los procedimientos de un arquitecto para calcular la correcta cimentación de un edificio, o el presupuesto de una obra y la vergüenza que significa en el oficio no hacerlo de manera correcta.
El propio Vitruvio comenta en su tratado de los X libros de architectura, escrito solo veinticinco años antes del nacimiento de Jesús, episodios muy similares.

JESUS Y SUS ALUMNOS

Jesús pertenecía al gremio de los constructores, sus palabras le delatan como un maestro conocedor de la técnica que se precisa para edificar. En concreto muchas de sus parábolas son coincidentes con los textos escritos por Marco Vitruvio en su tratado de Arquitectura, existiendo un claro paralelismo en el sentido de sus enseñanzas. Estas coincidencias permite comprender como Jesús participa en la reconstrucción de la ciudad de Seforis que se levanta según los propios postulados del textos escritos por el arquitecto romano Vitruvio, y delante mismo de la puerta de la casa familiar de Jesús.

Así pues, no resulta difícil de imaginar que durante los quince años que anteceden la aparición pública de Jesús, relatada en detalle en los evangelios, este se dedicó junto a su padre y sus hermanos a aprender el oficio de constructor participando en la edificación de las principales calles y edificios de la magnífica ciudad de Seporis, y que tras estos quince años de práctica y enseñanzas, Jesús alcanzó el mayor grado posible en su gremio: el grado de maestro, con el que pasó a ser reconocido por sus "alumnos" (significado del término discípulos) en el transcurso de los acontecimientos de los siguientes tres años de su vida por todos conocidos.

© Carlos Sánchez-Montaña. 2011

4 comentarios:

  1. Muy interesante y bien documentado el artículo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy interesante y documentada sobre una época muy poco conocida de Jesús.
    Jesús el maestro, con sus hermanos y familia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:36 a. m.

    Me gusta mucho como dicen a Jesús arquitecto pues si es El el arquitecto del universo y el único Dios verdadero quién si no El para construirlo todo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2:39 a. m.

    EXCELENTE TRABAJO , LA DEFINICION DE MAESTRO ENCAJA CON EL ¡

    ResponderEliminar