27.7.07

Santa Eulalia de Bóveda y Santa Marina de Aguas Santas

Santa Eulalia de Bóveda en Lugo y Santa Marina de Aguas Santas en Orense poseen en común, aun hoy en día, algunos de los elementos principales del culto a Cibeles.


BOVEDA Y AGUAS SANTAS

Los orígenes de ambos santuarios son anteriores a la romanización, los pueblos castreños que habitaban ambos territorios en castros cercanos tenían entre sus creencias las dedicadas a las piedras sagradas o betilos. En Bóveda existía la “Pena Piador” que cantaba como un ave invisible a los devotos y en Aguas Santas aun hoy podemos oír y ver a la enorme roca que tañe como una campana y a la “Santa Pedra” que posee forma de oreja y que escucha las peticiones hacía el mas allá.

Ambas capillas están dedicadas a Santa Eulalia, en Lugo la virgen mártir es la titular, y en Orense la advocación a Santa Eulalia se ha perdido y hoy en día no existe recuerdo de ella, pero gracias a una cita a Muñoz de la Cueva sabemos que también el culto a Eulalia “la que bien habla” tuvo lugar en Aguas Santas.

“El mausoleo como la iglesia es maravilloso, y siguiendo con las descripciones de Muñoz de la Cueva copio lo que dijo en su época sobre este sepulcro, allá por el 1700:
"Casi en el medio de la Nave del lado de la Epístola, está el sepulcro de nuestra Sancta Gloriosa, poco levantado del suelo, y cubierto con una piedra, ó lápida, algo mayor que las de las comunes sepulturas. Circunda y rodea la Sepulcral lapida, un basamento de piedra labrada, de ordinaria cantería, y sobre él ocho columnas, en cuyos capiteles se fundan tres bóvedas de la misma piedra; y debajo de ellos, sobre pedestales dorados, ay tres efigies, una de Santa Marina, en medio, y a los dos lados, las de Santa Marta y Santa Eulalia de Mérida. Corona todas esta fábrica y bóvedas un cimborrio, labrado de madera, con su adorno todo pintado".


BOVEDA Y AGUAS SANTAS

El Santuario a Cibeles de Aguas Santas se diferencia de Santa Eulalia de Bóveda en que en Lugo, el edificio del santuario, posee una altísima especialización arquitectónica y resuelve las necesidades del culto de una forma altamente sofisticada, mientras que en Orense el santuario, en su origen una sencilla cripta de pequeño tamaño, se transformo con el tiempo en un edificio más monumental sin escatimar en dimensión y riqueza de material, la comparación entre ambos es realmente emocionante, comparar ambas criptas pone los pelos de punta.
Ambos santuarios acondicionan con su forma arquitectónica el lugar donde el devoto recibía el bautismo de sangre con propiedades curativas.

Durante los primeros siglos de nuestra era Cibeles fue la principal divinidad en Hispania y su culto estuvo muy extendido en todo el territorio peninsular.

En la Roma del siglo II y III d.C., puede decirse que las "Attideia" se celebraban con gran esplendor, hasta el punto de que el Emperador, el Senado y el Prefecto de la ciudad, se dirigían al Palatino para honrar y dar gracias a la Mater Salutaris entre las aclamaciones del pueblo. Las fiestas frigias se celebraban todos los años del 15 al 28 de marzo. A partir de Antonino su culto tuvo ritos secretos (misterios).
La ceremonia en torno a la cual giraba todo el proceso iniciático era el bautismo de sangre que el neófito recibía del sacrificio de un toro, taurobolium, o de un carnero, criobolium. Etimológicamente, Taurobolio significa caza del toro con red y Criobolio caza del carnero. En el ritual frigio tanto el toro como el carnero eran degollados y el bautismo de sangre recibido por el devoto curaba enfermedades e incluso la muerte

En Aguas Santas, se practicaba de manera ceremonial el taurobolio o sacrificio de sangre, podemos ver el dibujo de la especialista Pilar González Serrano que lo describe de manera esquemática y de forma similar a como en un principio era en Orense.


TAUROBOLIO

En la parte superior y sobre el llamado “Horno de la Santa”, donde se encuentra la chimenea, se emplazaban unas maderas perforadas sobre las que se colocaba el toro en el momento de ser sacrificado. En la cripta de la planta inferior en la que se encontraba el devoto sobre un suelo de piedra que recogía la sangre a través de un sumidero siempre con agua corriente.

En el exterior del conjunto monumental queda evidencia de una edificación con una gran nave que pudo en su tiempo proteger el lugar del sacrificio y a los sacerdotes que lo practicaban así con las escaleras que comunicaban los dos niveles del edificio.

En Bóveda el taurobolio consistía en el sacrificio de un toro en la planta alta del edificio, sobre la parte central de la cripta y sobre el hueco que permitía la caída de la sangre del animal sobre la piscina de la planta inferior. Una vez muerto el animal, los sacerdotes bajaban por una escalera de comunicación. que existía en el muro oeste del santuario, un recipiente con los órganos sexuales del toro y lo colocaban en las hornacinas que existen en los muros laterales de la cripta, a ambos lados de la piscina.


BOVEDA Y AGUAS SANTAS

Es muy importante que exista un sistema que permita recoger la sangre del sacrificio y sanear el santuario para su nuevo uso. Tanto en Lugo como en Orense existe agua subterránea que a través de un canal de saneamiento permite la limpieza permanente del suelo de la cripta. Las piscinas de la diosa nunca se secan y aun hoy es evidencia el agua que mana en el interior de las dos criptas.

Posteriormente con la llegada del cristianismo el culto del bautismo de sangre desapareció y se transformo el ritual sagrado con el agua del lugar.

Cibeles en su ritual antiguo tiene un momento en que la imagen en piedra de la diosa es bañada en agua:
El día veintisiete de marzo se celebraba el festival de exaltación de Cibeles.
Finalizaba esta festividad con una procesión en la que la imagen en planta de la Diosa, con su cara tallada en piedra negra, era conducida en un carro de plata hasta el río Almo, en cuyas aguas se bañaba. El sacerdote, vestido de púrpura -el color de la Diosa-, lavaba la imagen y demás objetos sagrados. Con este rito se aseguraban la lluvia y la fertilidad de los campos.
"Unas mujeres con vistosas vestiduras blancas, con alegres y variados atributos simbólicos, llenas de floridas coronas primaverales, iban caminando y sacando de su seno pétalos para cubrir el suelo que pisaba la sagrada comitiva. Otras llevaban a su espalda unos brillantes espejos vueltos hacia atrás: en ellos la Diosa en marcha podía contemplar de frente la devota multitud que seguía sus pasos." (Apuleyo)

Existe la imagen de Cibeles en Aguas Santas tallada en piedra, en un ara romana con la imagen de una diosa sentada que se encuentra a la izquierda de la nave central. Es el perfil de la diosa Magna Mater. La Piedra Cúbica: "Es esencialmente una 'piedra de fundación'; es pues ciertamente 'terrestre', como lo indica por otra parte su forma, y además la idea de 'estabilidad' expresada por esta forma misma conviene perfectamente a la función de Cibeles en cuanto 'Madre Tierra', es decir, como representación del principio 'substancial' de la manifestación universal.” (R. Guénon)



BOVEDA Y AGUAS SANTAS

En Bóveda encontramos en el pequeño atrio de entrada dos relieves sorprendentes de dos aves zancudas similares a un avestruz. Una de ellas, la más oculta a la vista, se encuentra encaramada a una piedra sobre una esbelta columna. Ambas imágenes hacen referencia Cibeles-Rhea la diosa Griega, que era representada por un avestruz, el ave conocida de mayor tamaño en la antigüedad.

Tanto en el santuario de Santa Eulalia de Bóveda en Lugo como en el de Santa Marina de Aguas Santas en Orense se mantienen las propiedades curativas que en época romana se le suponía a los bautismos de sangre y que desde el cambio de culto cristiano se basaron únicamente en el agua que mana en ambos lugares, el ritual practicado es similar al descrito en la celebración del día de veintisiete de marzo en la antigüedad.

© Carlos Sánchez-Montaña

Más información sobre Santa Eulalia de Bóveda:




Más información sobre Santa Marina de Aguas Santas:





2 comentarios:

  1. Recuerdo una escena de la serie "Roma" en la que una mujer (¿la madre de Bruto?) es bañada por la sangre de un buey que se filtra por las rendijas del forjado de madera que la separa del animal.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, la escenificación del rito del taurobolio en el capítulo I de la serie Roma, en que la madre de Octavio solicita oráculo sobre el futuro de su hijo es de 10.
    El director artístico sabe lo que tiene que hacer y lo hace bien. Quiero escribir algo sobre esa escena en el futuro.

    ResponderEliminar