1.11.11

Puerta a nuestra identidad

La noche entre el 7-8 de Noviembre el sistema de las Pléyades marcaba en el horizonte el final de año agrícola en el hemisferio norte. Era la noche en que se abría la puerta a la común identidad de cada pueblo traída de la mano de sus antepasados.

Harto de tanta colonización mercantilista de la noche de "Los Halloween" me gustaría recordar que estas fechas de noviembre son “Puerta” al lugar donde se encuentra la memoria de nuestros ancestros.

Uno de esos lugares en donde aún podemos conectar con la memoria de nuestra identidad, que de eso se trata y no de ninguna película de serie B, presentó la “Pena dos Mouros” de Donalbai en Begonte, provincia de Lugo.

Un lugar donde el último rayo de luz del sol poniente del antiguo día de difuntos, el atardecer del 7 de noviembre, el Samhain celta y víspera del “Mundus Patet” romano, ilumina la cuenca ocular del imaginado "cráneo de perro". La cabeza de Anubis-Cristóbal que mira a occidente, el señor de los muertos que descansa sobre el monumento pétreo en un curso de agua que fluye hacía el río Ladra.

ANUBIS

Anubis era el "Señor de la necrópolis", la ciudad de los muertos. El era el encargado de guiar al espíritu de los muertos al "otro mundo" en las creencias egipcias.
Anubis era representado como un hombre con cabeza de cánido, o como un perro egipcio (o chacal) negro. Ocasionalmente, aparece como un cánido que acompaña a Isis la diosa madre egipcia.

San Cristóbal nace en Behedet, antigua ciudad del Chacal, y es continuador de la misión de Anubis, guía a los muertos a la otra orilla.
San Cristóbal es el patrono del verano y Anubis la personificación del solsticio de verano y recibían los nombres de "Señor de los Occidentales".

SAN CRISTOBAL MEDIEVAL

A San Cristóbal y Anubis se los representa como hombres con cabeza de perro sosteniendo el báculo; sus caras están pintadas de color oscuro, por el color de la tierra fértil, símbolo de resurrección.  Ocasionalmente aparecen como un perro que acompaña una bella dama vestida de azul.


SAN CRISTOBAL                                  DONALBAI


En Donalbai, a escasos metros de la capilla de San Cristóbal, patrón del lugar, se encuentra la “Pena dos Mouros”, monumento de la fertilidad solsticial en conjunto con las “Penas de Rodas”.
A “Pena dos Mouros”, como las genuinas representaciones del inframundo, está asociada a la diosa madre nutricia: Nabia, Cibeles, Isis, y a la vez su cabeza representa a un perro como guía al “Mundo de los occidentales”.
SAN CRISTOBAL MEDIEVAL

En la fecha antigua en que la puerta del otro mundo se abría, la noche del 7 de noviembre, vísperas del "Mundus Patet" (el mundo se abre) en que Anubis-Cristóbal guía a los iniciados a entablar comunión con sus ancestros.
Ese día la luz del último rayo de sol se posa, como pupila encendida, en la vacía cuenca ocular del cráneo del encargado de guiar nuestro espíritu al "otro mundo".


LA PUPILA DE LUZ EN EL CRANEO DEL PERRO

Bajo ese cráneo de piedra, en la orilla occidental del torrente que debemos de cruzar con la ayuda de Cristóbal, se guarda el lugar ritual donde los iniciados invocaban la memoria de nuestros antepasados y recibían su legado.

Afortunadamente esta arquitectura antigua se conserva como testimonio de nuestra identidad aún no olvidada por todos.

PENA DOS MOUROS - DONALBAI





© Carlos Sánchez-Montaña 2011

1 comentario:

  1. Saludos,

    Indudablemente Nabia y el Lobo están relacionados en las culturas indoeuropeas con el "Mas Allá". Una, la diosa como custodia del agua como ente vehicular con el Inframundo y el lobo como su mensajero entre los mortales.

    No conocía su adaptación cristiana con San Cristobal. Excelente Artículo

    ResponderEliminar