26.6.06

Isis en la Gallaecia

La diosa de la fertilidad y de la fortuna
Diosa asociada a la maternidad, a la fertilidad, y la magia era esposa de Osiris y madre de Horus. El culto a Isis fue el más popular durante siglos en Egipto, Grecia y Roma.
Su popularidad hizo que se siguiera celebrando su culto aun cuando en Egipto se habían prohibido los de los restantes dioses. Así, la veneración a Isis, se introdujo primero en el mundo griego y más tarde en el romano.


Isis Romana

La Isis romana es diosa de la fertilidad y de la fortuna, sufrió diversas vicisitudes durante su periodo romano, su templo fue apartado del foro por Augusto, (por su identificación popular con la reina Cleopatra, amante de Julio Cesar y Marco Antonio) y después, protegida por Claudio y la familia Antonina.

Posteriormente con Teodosio, en el 392 d.C., el cristianismo se hace en parte promotor de la religión isíaca. El culto desapareció en Roma después de la instauración del cristianismo, y los templos egipcios dedicados a Isis que quedaban fueron cerrados o cristianizados a mediados del siglo VI d.C.

El culto a Isis, diosa de la fertilidad y la fortuna, fue principal en los núcleos urbanos de la Gallaecia. En las capitales de los tres conventos, de marcado carácter agropecuario, esta diosa garantizaba buenas cosechas y fertilidad a sus devotos.
Podemos decir con seguridad, que Isis ocupaba un lugar principal en el culto religioso de los habitantes de los conventos del N.O.

Existen referencias claras a la diosa Isis en las actuales ciudades de origen romano del N.O.:

BRACARA AUGUSTA
En Braga, Nossa Senhora do Leite, titular de la sede catedralicia, posee en el altar mayor una imagen cristiana de la virgen y el niño.


Nossa Senhora do Leite de Braga

Sin embargo, en el ábside de la catedral, en el muro exterior del edificio, dando a oriente y a la calle que recibe el nombre de Nossa Senhora, podemos contemplar una epigrafía romana dedicada por una sacerdotisa de la diosa.


"Consagrado a Isis Augusta, dedicado Lucrecia Fida, sacerdotisa perpetua de Roma y Augusto, del convento bracaraugustano."

De nombre Lucrécia Fida realiza una dedicatoria a Isis Augusta (CIL II, 2416). La lápida que se encuentra incrustada en el muro de la capilla mayor de la catedral de Braga fue datada del siglo II d.C.
Posiblemente la sacerdotisa pertenecía al templo cuyos restos aun se encuentran bajo el empedrado del altar mayor.


Excavación bajo la catedral de Braga

Las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en el lugar han dado muestras de un edificio de planta similar a los templos de Isis existentes en otras ciudades de origen romano, como Baelo Claudia o Pompeya.


Templo de Isis en Pompeya


LUCUS AUGUSTI
En Lugo, la Virgen de los Ojos Grandes, patrona de la ciudad, es a quién está dedicada la catedral desde su fundación medieval. Al contrario que en Braga, en Lucus Augusti no existen epigrafías que relacionen el culto con la diosa, sin embargo la existencia de la enigmática imagen de la virgen, en el ábside catedralicio, ocupando la misma posición que en Braga, y acompañada además por la existencia en el exterior, a nueve metros del altar, de una piscina ritual o pilón, de manera similar a los templos de Isis romanos, nos permite pensar en un posible paralelismo en el culto a la diosa en ambas ciudades romanas. El pilón ritual posee dibujada en mosaico, y en su interior, la imagen isíaca de la serpiente que suele acompañar a la diosa en sus representaciones.

Piscina a los pies de la catedral de Lugo


Piscina - Archivo Chamoso Lamas

Serpiente de Isis - Archivo Chamoso Lamas

Mosaico - Archivo Chamoso Lamas







La imagen de Lugo presenta elementos suficientes, para cuando menos, permitir una licencia histórica sobre su origen.
Alfonso X el sabio no tenía dudas para valorar a la imagen de Lugo como la más antigua imagen de la Virgen Maria en Hispania.
Y el canónigo de la Catedral lucense, Juan Pallares Galloso la relacionó directamente con Santiago apóstol, indicando que fue él mismo quien en el siglo I d.C. cristianizó la imagen de piedra que pertenecía a un ídolo pagano.

"Aviendo pues en Lugo dedicado Iglesia a N. Señora, (Santiago Apóstol), para que la tierra, que daba espinas de Idolatrías, diese olorosas flores de adoración al verdadero Dios, y a su Madre Santísima, desterrando las Estatuas de piedra de sus Idolos, sin mudar materia, imagen de piedra les propuso para que en ella adorasen a la Madre de Dios, a quien representaba, que aviendose detenido en Lugo, algún tiempo huvo para ello." Argos Divina . s XVII.


Nuestra Señora de los Ojos Grandes de Lucus Augusti

Isis-Madre
La imagen de Isis-Madre sigue un patrón predeterminado desde Egipto hasta la época romana. Son figuras de mujer, de tamaño natural, en piedra policromada, con grandes ojos, que tienen a su hijo Horus en brazos y al que le presentan un pecho desnudo en acción de amamantar.
La imagen de Lugo además de estas características, se viste con ropajes de aspecto húmedo, característicos en las estatuas divinizadas de la época de Augusto.


Comparativa de la imagen y la de Livia

Podemos realizar una interesante comparativa entre la imagen de Lucus Augusti y la imagen de Livia, la mujer de Augusto, en el complejo del Ara Pacis en Roma. Son muy llamativas las similitudes en la solución escultórica de los ropajes de ambas figuras, su tocado, la mano izquierda, el pie que asoma bajo el ropaje, e incluso en el peinado de las figuras de los niños.
No olvidemos que la Gallaecia tiene en el Ara Pacis una directa relación de contenidos y no sería extraño que la imagen lucense fuese realizada por el mismo taller de escultores.


Comparativa con Isis de origen egipcio

La imagen de Isis cautivaba con su presencia a cuantos se acercaban para realizar su ofrenda en el pasado; y también en el presente.
En el convento Lucense la actividad principal a lo largo del año era la agropecuaria, granjas agrícolas y ganaderas que producían sus artículos para ser vendidos en el mercado central de Lucus Augusti. Una buena cosecha o un ganado fértil, significaba riqueza y bienestar para los pobladores de los campos de las tierras del Miño; por esa razón las ofrendas a Isis, diosa de la fertilidad, eran las más importantes y habituales.


Comparativa con Isis de origen romano

Los asistentes a los mercados de la urbe, al regreso a sus granjas, gastaban en ofrendas una parte de lo obtenido por sus ventas, rogando una siguiente cosecha generosa a la diosa Isis.

Las mujeres del campo y de la ciudad tenían en Isis a la diosa que les garantizaba una descendencia según sus deseos, siendo la imagen de Isis en la antigüedad la de la madre por excelencia.

ASTURICA AUGUSTA
En Astorga contamos con epigrafías que permiten asegurar la existencia de devotos a la diosa en esta ciudad, así como en el campamento de León.

La Catedral de Astorga tiene desde tiempo inmemorial el título de Apostólica: 'Santa, Apostólica, Iglesia Catedral'. Siendo su titular la imagen singular de Nuestra Señora de la Majestad.

No deja de ser revelador la presencia de la diosa en las tierras del N.O. como señal de la profunda romanización del territorio de la Gallaecia.

© Carlos Sánchez-Montaña

Partes de la Arquitectura

Según el extendido tópico, Vitruvio dejo escrito en su tratado "De Architectura", que la arquitectura descansa en tres principios: la Belleza (Venustas), la Firmeza (Firmitas) y la Utilidad (Utilitas).
Es significativo comprobar como hasta los textos más reconocidos pueden ser modificados a voluntad y como esta "corrupción" puede ser validada por la historia a fuerza de ser repetida una y otra vez.

Si Vitruvio pudiese comprobar la tergiversación de sus palabras seguro sufriría un buen disgusto.

Lo que Vitruvio dejó escrito en su Libro primero, capítulo tercero fue:
"Partes ipsius architecturae sunt tres, aedificatio, gnomonice, machinatio"
Tres son las partes de la Arquitectura: la Construcción, la Gnomónica y la Mecánica.
A su vez, la construcción se divide en dos partes: una parte trata sobre la disposición de murallas y de obras comunes en lugares públicos; la otra parte trata sobre el desarrollo de edificios privados.
En los edificios públicos se dan tres posibles objetivos: la protección, el culto y la situación ventajosa:
La protección se refiere a la estructura de muros, torres y portalones, con la finalidad de rechazar en cualquier momento los ataques de los enemigos.
El culto hace referencia a la ubicación de los templos de los dioses inmortales y de los santuarios sagrados.
La situación ventajosa consiste en la disposición de lugares comunes destinados a uso público, como son los puertos, foros, pórticos, baños públicos, teatros, paseos y construcciones similares, que se disponen en lugares públicos, atendiendo a una misma finalidad de uso.


Tales construcciones deben lograr seguridad, utilidad y belleza. Se conseguirá la seguridad cuando los cimientos se hundan sólidamente y cuando se haga una cuidadosa elección de los materiales, sin restringir gastos. La utilidad se logra mediante la correcta disposición de las partes de un edificio de modo que no ocasionen ningún obstáculo, junto con una apropiada distribución — según sus propias características— orientadas del modo más conveniente. Obtendremos la belleza cuando su aspecto sea agradable y esmerado, cuando una adecuada proporción de sus partes plasme la teoría de la simetría.

(Traducido directamente del original latino por JOSE LUIS OLIVER DOMINGO - ALIANZA EDITORIAL).

Se puede comprobar como la académica tríada vitruviana se refiere solo a las características que deben poseer las construcciones, (según la traducción de Oliver Domingo) o edificaciones (mi preferencia); siendo la edificación solo una de las ciencias que componen la verdadera tríada en la que Vitruvio desglosa la Arquitectura.

Repito para hacer justicia al autor:
"Partes ipsius architecturae sunt tres, aedificatio, gnomonice, machinatio" Tres son las partes de la Arquitectura: Edificación, Gnomónica y Mecánica.

Puede resultar engorroso explicar porque el más elogiado de los tratados antiguos sobre el arte de la arquitectura descansa sobre tales falsos cimientos, y porque oscura razón las palabras de Vitruvio fueron desordenadas y cambiadas en su sentido para poder definir el todo por solo una de sus tres partes. El tratado parece no ha sido leído en el justo sentido en que fue escrito.

Vitruvio ya dejó escrito en el prefacio del libro tercero:
"Apolo de Delfos manifestó, por medio de los oráculos de la Pitonisa, que Sócrates era el más sabio de todos los hombres. Sócrates permanece en el recuerdo por sus opiniones prudentes y llenas de sabiduría; afirmaba que era muy conveniente que el corazón del hombre estuviera abierto de par en par, para no mantener ocultos sus pensamientos ni sentimientos, sino patentes a la consideración de todo el mundo. ¡Ojala la naturaleza, siguiendo su opinión, hubiera determinado manifestarse con claridad en todos sus aspectos! Si fuera así se percibirían muy de cerca las cualidades y defectos de los humanos, e incluso las ciencias especulativas, sometidas a la consideración de ojos ajenos, quedarían avaladas con criticas contundentes que añadirían una extraordinaria y sólida autoridad y competencia a los sabios y a los hombres doctos. Mas como no es así, sino que todo ha quedado fijado como la Naturaleza ha querido, no se sigue que los hombres sean capaces de juzgar, en su autentica realidad, los conocimientos de los artistas, profundamente ocultos en su interior." Libro III

El conocimiento que Vitruvio guardaba en su interior no parece haber sido juzgado en su autentica realidad por los hombres que se han acercado a leer sus sabias palabras.

¿Qué ciencia es ésta, la Arquitectura, que no ha permitido a los hombres comprender lo que Vitruvio guardaba en el interior de su corazón?
Arquitectura: Edificación, Gnomónica y Mecánica

Es la Edificación la ciencia de la construcción de edificios, públicos y privados y que deben cumplir seguridad, utilidad y belleza.

Es la Gnomónica la ciencia antigua caldea, su nombre proviene de gnomon que en griego significa "saber, conocer" y que trata sobre el universo, los planetas, las constelaciones, la astrología, y su interpretación por el hombre. Los relojes y analemas son interpretación práctica de los conceptos generales de esta ciencia antigua expuestos en el libro IX y a la que hoy los arquitectos no prestan atención.
“A partir de la Astrología el arquitecto conoce los puntos cardinales: oriente, occidente, mediodía y septentrión; y también la estructura del cielo, de los equinoccios, de los solsticios y de los movimientos orbitales de los astros. Si se ignora la Astrología, es absolutamente imposible que conozca la disposición y estructura de los relojes.” Libro I
Ver: La Gnomónica según Vitruvio

Es la Mecánica la ciencia que comprende los efectos de la rotación cósmica y la presencia de la Luz en la tierra.
Escribe Vitruvio en su Libro X: “La mecánica en su conjunto se ha generado a partir de la misma naturaleza, bajo la guía y la dirección de la rotación cósmica. Así es, si consideramos y observamos el incesante movimiento del Sol, de la Luna y de los cinco planetas ( Es decir, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno como el mismo Vitruvio indico en el libro IX, 1, 5) comprenderemos que si no recorrieran sus órbitas de manera mecánica, sería imposible que tuviéramos Luz en la Tierra” Libro X
Ver: La Mecánica según Vitruvio

La mecánica que Vitruvio describe como parte de la Arquitectura es la mecánica del mundo antiguo. Con una consideración muy diferente a la actual y que con la ayuda de la Gnomónica permite añadir valor a la simple construcción (edificación) y transformarla en Arquitectura.
Son la mecánica y la gnomónica de Vitruvio ciencias abandonadas por los arquitectos actuales, pero que se encuentran presentes en innumerables obras de la historia. Desde las Pirámides de Egipto, el Panteón de Roma, el Pórtico de la Gloria de Compostela y la Catedral de Colonia.

Arquitectura: Edificación, Gnomónica y Mecánica
Este es el original sentido del texto vitruviano, su Arquitectura solo puede ser comprendida si se tiene en consideración las tres parte que la forman.
Vitruvio fue hijo de la antigüedad, su ciencia se perdió en los siglos posteriores, pero hoy podemos aun comprobar su conocimiento en uno de los edificios contemporáneos a su texto. Vitruvio escribió su tratado en el mismo momento en que Agripa edificaba el Panteón de Roma....
Ver: El Panteón de Roma.

© Carlos Sánchez-Montaña