31.5.10

El inicio de un nuevo caminar

“Fueron los antiguos Caldeos quienes nos dejaron una razonada teoría de los horóscopos, basada no en el momento del nacimiento, sino en el momento de la concepción." Vitruvio

La vida de todo ser vivo comienza en el momento de la concepción, la de mi tercer hijo comenzó bajo el signo del nueve.

Sin embargo podemos establecer que el caminar de un ser vivo se inicia cuando nace, en el mismo momento que pone los pies sobre la madre tierra.

A las 10 horas, de la mañana del día 25 de Mayo de este Año Santo del 2010, ha iniciado su camino Iago, mi tercer hijo. (01025052010)
Que en su caminar alcance la "FELICITAS"

"Solamente el hombre sabio no se siente extranjero en países lejanos, sólo él cuenta con numerosos amigos aunque haya perdido a sus familiares y parientes; en cualquier ciudad se comporta como un ciudadano más y sin ninguna clase de temor está capacitado para subestimar los infortunios; quien piense que la verdadera protección la dan únicamente las riquezas y no las ciencias, es como sí marchara por caminos resbaladizos y, con toda seguridad, será victima de una vida inestable e insegura." Teofrasto

"Es preciso equipar a los hijos con provisiones y recursos que permitan ponerse a salvo a nado, incluso en un naufragio." Aristipo

“Efectivamente la auténtica protección de la vida es la que permanece intacta ante los golpes adversos de la fortuna, ante los cambios políticos y ante la devastación de una guerra.” Vitruvio


LA "FELICITAS" EN "DE ARCHITECTURA"
Es el propio autor de "De Architectura" quién nos identifica el significado antiguo del término "Felicitas"
"Quod hi non ab industria neque artis sollertia sed a felicitate fuerunt deserti, ut Teleas Atheniensis, Chion Corinthius, Myagrus Phocaeus, Pharax Ephesius, Boedas Byzantius etiamque alii plures. L.III-Prefacio
Y no es que sus obras carecieran de merito, de destreza y talento, como sucedio con el ateniense Hegias, Quion de Corinto, Miagro de Focea, Farax de Efeso, Boedas de Bizancio, y otros muchos. (J.L. Oliver Domingo)

Es la Felicitas vitruviana la sabiduria que se alcanza en la instrucción de un arte que no puede cultivarse sí no es gracias a una educación completa y a un total conocimiento de todo tipo de instrucciones.
El autor de "De Architectura" describe su ideario en el centro de su tratado:  "Omnia enim munera fortunae cum dantur, ab ea faciliter adimuntur; disciplinae vero coniunctae cum animis nullo tempore deficiunt, sed permanent stabiliter ad summum exitum vitae." L.VI-Prefacio
"Todos los dones que concede la Fortuna, ella misma los quita con suma facilidad, pero la ciencia que se graba en el entendimiento no se desvanece con el paso del tiempo, sino que permanece estable hasta el fin de la vida."

"Nullas plus habendi esse necessitates eamque esse proprietatem, divitiarum maxime, nihil desiderare."L.VI-Prefacio
El mayor beneficio es no crearse necesidades y aceptar que la mayor riqueza consiste en no desear nada.


VITRVVII de Architectura, Liber VI
Praefatio
El filósofo Aristipo, discípulo de Sócrates, víctima de un naufragio, fue arrojado a las costas de la isla de Rodas y al advertir unas figuras geométricas dibujadas en la arena, cuentan que gritó a sus compañeros: "Tengamos confianza, pues observo huellas humanas." Enseguida se dirigió a la ciudad de Rodas y se encaminó directamente hacia el gimnasio. Allí empezó a discutir sobre temas filosóficos y fue objeto de numerosos regalos que no solamente le sirvieron para equiparse él de manera distinguida, sino que también suministró a sus compañeros vestidos y todo lo necesario para vivir. Sus compañeros quisieron regresar a su país de origen y le preguntaron si quería darles algún mensaje para su casa. Les ordenó que dijeran: "Es preciso equipar a los hijos con provisiones y recursos que permitan ponerse a salvo a nado, incluso en un naufragio."

Efectivamente la auténtica protección de la vida es la que permanece intacta ante los golpes adversos de la fortuna, ante los cambios políticos y ante la devastación de una guerra. Teofrasto corrobora igualmente esta opinión y exhorta que es mejor ser sabios que poner toda nuestra confianza en el dinero; se expresa así:

"Solamente el hombre sabio no se siente extranjero en países lejanos, sólo él cuenta con numerosos amigos aunque haya perdido a sus familiares y parientes; en cualquier ciudad se comporta como un ciudadano más y sin ninguna clase de temor está capacitado para subestimar los infortunios; quien piense que la verdadera protección la dan únicamente las riquezas y no las ciencias, es como sí marchara por caminos resbaladizos y, con toda seguridad, será victima de una vida inestable e insegura."

En parecidos términos se expresa Epicuro: "La Fortuna regala a los sabios muy pocos dones; lo realmente importante y necesario es bien administrado por las reflexiones de su espíritu y de su entendimiento." Otros muchos filósofos han corroborado esta misma opinión; y también los antiguos poetas griegos que escribieron comedias y que en sus versos, cuando son declamados en el teatro, reflejan este mismo parecer; podemos citar a Eucrates, Quiónides, Aristófanes, y sobre todo a Alexis, quien afirmó que los atenienses eran merecedores de las más elogiosas alabanzas, pues así como las leyes de otras ciudades griegas obligan a que los hijos alimenten a sus padres, en Atenas solamente obligan a alimentar a aquellos padres que han instruido a sus propios hijos en las artes (Parece referirse a una ley dictada por Solon, en torno al 594 a. C.).

Todos los dones que concede la Fortuna, ella misma los quita con suma facilidad, pero la ciencia que se graba en el entendimiento no se desvanece con el paso del tiempo, sino que permanece estable hasta el fin de la vida. Por ello, me siento profundamente agradecido a mis padres ya que, obedeciendo las leyes de los atenienses, pusieron toda su preocupación y cuidado en que yo me instruyera en un arte que no puede cultivarse sí no es gracias a una educación completa y a un total conocimiento de todo tipo de instrucciones. Paulatinamente se fueron acrecentando mis conocimientos de las artes prácticas, gracias al cuidado de mis padres y a las enseñanzas de mis maestros; me resultaban gratificantes los temas de erudición, de aplicación técnica y con la lectura de libros equipé y enriquecí mi espíritu; el mayor beneficio es no crearse necesidades y aceptar que la mayor riqueza consiste en no desear nada. Algunos quizás opinen que estas reflexiones son algo nimio y que realmente son sabios los que poseen mucho dinero. Así, la mayoría, esforzándose por lograr este objetivo, han alcanzado la fama sumando a sus riquezas una gran audacia.

Pero yo, ¡oh César!, nunca consideré mi dedicación al arte como un trampolín para conseguir dinero, sino que más bien he preferido la pobreza con una vida honrada a las riquezas que se consiguen con trampas y deshonras. Hasta el presente he logrado muy poco reconocimiento, pero con la publicación de estos volúmenes espero que mi nombre se perpetúe en los siglos venideros. No debe causar ningún asombro que yo sea un verdadero desconocido para muchos. Los demás arquitectos andan suplicando y litigando con objeto de conseguir obras, pero a mí me han enseñado mis preceptores que es más conveniente emprender una obra cuando te vienen a buscar y no cuando tú vas suplicándola y mendigándola, pues el talento noble y sincero se altera por la vergüenza de solicitar una obra que puede ser objeto de sospecha, ya que siempre se busca a personas generosas y no a los que simplemente se limitan a recibir nuestra ayuda. Efectivamente, ¿no habrá motivo para pensar que un ciudadano sospeche que se le solicitan gastos de su propio patrimonio para el propio interés y provecho del demandante?, ¿no juzgará que se va a desviar en beneficio de la otra persona? Por ello, nuestros antepasados encargaban, en primer lugar, sus obras a arquitectos que gozaban de estima por pertenecer a familias distinguidas y, sólo posteriormente, averiguaban si habían recibido una buena educación, pues estaban convencidos que se debía confiar en la modestia de las personas honestas y no en la audacia de los arrogantes. Los mismos arquitectos enseñaban exclusivamente a sus propios hijos o parientes y educaban como hombres de bien a quienes les eran confiadas, sin recelar, grandes cantidades de dinero de los edificios más complejos.

Cuando observo que el prestigio de esta ciencia tan noble está en manos de personas carentes de los mínimos conocimientos, de inexpertos, e incluso de individuos que no tienen la más mínima idea ni de arquitectura ni de construcción, no puedo menos que elogiar a aquellos padres de familia que, alentados por la seriedad de su erudición, deciden construir por sí mismos; antes que confiar en personas inexpertas prefieren valerse por sí mismos, para gastar su dinero siguiendo su propia voluntad y no confiar en el capricho de personas ajenas. Nadie se atreve a hacer en su propia casa un trabajo de artesanía, como pueda ser de zapatero, de batanero o cualquier otra actividad que sea fácil de practicar, pero sí se atreven a ejercer de arquitectos, porque las personas que profesan la arquitectura se autodefinen con toda facilidad como arquitectos, cuando en realidad ignoran este arte auténtico. Por todo ello, me he decidido a escribir, con todo el cuidado posible, un estudio completo de Arquitectura, con todas sus normas, en la convicción de que mi trabajo será positivamente reconocido por todos. Y ya que en el libro quinto he tratado sobre la situación más ventajosa de los edificios públicos, en éste iré explicando la teoría de los edificios privados. Y la simetría de sus proporciones.
(Traducido directamente del original latino por JOSE LUIS OLIVER DOMINGO - ALIANZA EDITORIAL).

Este texto que se presenta en el corazón de los diez libros me permite de manera muy personal traer como referencia una epigrafía muy posterior en siglos al texto de "De Architectura" y que me es muy cercana en la distancia.

Una lucerna para iluminar el caminar, solo o en compañía:

AVRVM VILE TIBI EST ARCENTI PONDERA CEDANT
PLVS EST QVOD PROPRIA FELICITATE NITES



Su trascripción es la siguiente:
EL ORO VIL ES PARA TI LA PLATA PIERDE PESO
MAS VALOR TIENE QUE TU PROPIA SABIDURIA BRILLE

El ideario vitruviano presentado de forma perfecta.



© Carlos Sánchez-Montaña. 2010.













VITRVM

4 comentarios:

  1. Antes que nada mi enhorabuena por el nacimiento de tu nuevo pequeño, y aprovecho también para felicitarte por tus blogs, que voy siguiendo desde que un buen amigo me los recomendara.

    ResponderEliminar
  2. Carlos,

    Felicidades !!

    Buena elección con el Nombre... :)

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:08 p. m.

    Hola, hace mucho tiempo no ingresaba a tu blog como siempre estupendo. Pero lo màs lindo lo contàs en esta nota. Felicitaciones por el nacimiento de tu Baby desde lo màs profundo del corazòn. Espero todas tus cosas estén muy bien y se trasmite mucho entusiasmo en el blog.
    Marcela (comentario sólo para vos.)

    ResponderEliminar